Predecir las tendencias del mercado, analizar qué buscan los clientes a los que dirigimos nuestros productos o servicios y trasladar todo ese contenido de forma adecuada a nuestro sitio web es una tarea que requiere de tiempo y constancia. Usando las herramientas adecuadas es posible adaptar nuestro mensaje a la demanda de la clientela, mejorando así el posicionamiento natural de nuestra página y aumentando sus posibilidades de éxito.

Cuando un usuario busca en Google, le está trasladando cuáles son sus intereses y/o necesidades, y nuestro trabajo consiste en analizar esas búsquedas para determinar qué demanda el mercado al que me dirijo, ya sea para evolucionar y abrir nuevas líneas de negocio o para mejorar la forma en la que comunico las que ya tengo en marcha:

  • Conocer si mis productos/servicios se buscan por Internet o lo que es lo mismo poder responder a la pregunta ¿Mis productos/servicios tienen interés.
  • Conseguir información sobre cuáles son las búsquedas relacionadas con bicicletas con mayor crecimiento y cuales pueden atraer más tráfico. ¿Cuáles de mis productos/servicios son los más buscados?
  • Conocer como buscan los usuarios mis productos. ¿Qué lenguaje (palabras clave) utilizan?

¿Qué herramientas pueden utilizarse para analizar las tendencias de búsqueda?

La primera herramienta es Google Trends, de la que podemos extraer el patrón y el volumen de búsqueda de uno o varios términos dados, establecer comparativas, e incluso segmentar por país, fecha y categoría. Permite exportar datos a excel y crear alertas para mantenernos informados de la evolución del volumen de búsqueda de un término concreto. Es de gran ayuda para analizar el interés de nuestro público en un producto o servicio concreto, y para encontrar otras denominaciones que se utilizan para buscarlo (en el apartado búsquedas relacionadas). En la sección “en aumento” pueden detectarse tendencias de búsqueda crecientes relacionadas con el término analizado, que puede ser interesante vigilar con una alerta.

En la otra cara de la moneda tenemos a Google Correlate, que a partir de un término dado, devuelve otros términos con un patrón de búsqueda similar (no necesariamente con el mismo volumen). Es interesante para encontrar “complementos” a nuestros productos o servicios.

La herramienta de análisis de palabras clave de Google AdWords permite conocer el promedio de veces que se busca un término (y similares) en Google, segmentar los resultados por ubicaciones concretas, idiomas, número de búsquedas mínimo… y hacer comparaciones por período. También dentro de AdWords, el planificador de la Red de Display nos ayuda a conocer los sitios en los que Google nos recomienda anunciarnos y hacer un análisis de los datos que nos facilita (Perfil de los visitantes, número de impresiones, número de cookies, etc.).

Global Market Finder nos enseña cómo, cuanto y donde se buscan mis productos/servicios en otras zonas geográficas (por continente, países emergente, G20, etc.).

El informe “Consultas de búsqueda” de Google Webmaster Tools nos puede ayudar a detectar términos para los que tenemos una posición muy mala en los resultados de búsqueda pero muchas impresiones, por lo que puede ser interesante aumentar su uso en el sitio web.

Si tenemos activada en Google Analytics la opción de analizar las búsquedas internas, podemos detectar qué buscan los usuarios dentro de nuestro sitio web, para analizar intereses en productos/servicios que no ofrecemos o no tenemos lo suficientemente destacados.

¿Cómo hacer una página de producto en base a las tendencias analizadas?

Una vez hecho el trabajo de análisis de términos relevantes para la clientela, diseñados los nuevos productos/servicios o replanteados los ya existentes, es el momento de trasladar el trabajo a nuestro sitio web, para que éste ofrezca de forma clara y destacada la información que los usuarios están buscando en Google.

Dentro del código fuente de la página (pero accesible desde la mayor parte de los gestores de contenido web), se encuentran las etiquetas title y meta-description. Configurarlas de forma única en cada página del sitio, incluir en ellas textos descriptivos y concisos, insertar términos relevantes de búsqueda (con naturalidad, y recordando que cuánto más a la izquierda está, más peso tiene) y hacerlos atractivos para los usuarios es una tarea fundamental. El título debe tener entre 50 y 65 caracteres (ojo con el ancho de los caracteres, la longitud se determina por el número de pixeles y no por el número de caracteres) y la descripción unos 156. Puesto que title y description deben ser únicos para cada página del sitio, el contenido de ésta debe incluir (en relativa abundancia) los términos que hemos seleccionado, ya que de otro modo estamos “engañando” tanto al buscador como a los usuarios, que harán clic interesados por un término que luego no van a encontrar en el sitio. Es fundamental también utilizar sinónimos, para dotar de riqueza a los textos y no saturar repitiendo términos. El informe “Mejoras de HTML” de Google Webmaster Tools nos ayuda a detectar errores en este aspecto, y el comando site: de Google (site:www.misitioweb.com) nos permite visualizar titles y description de todas las páginas que Google ha indexado de un sitio web.

Las URL también son un elemento a cuidar: deben ser sencillas, sin parámetros, e incluir en lo posible los términos de búsqueda más relevantes. Es aconsejable separar palabras usando guiones normales “-” en lugar de escribirlas juntas, usar espacios o guiones bajos “_”.

Respecto al contenido de la página, es recomendable incluir todo el contenido posible (textos, vídeos, documentos, imágenes…) que permitan al usuario encontrar información completa, veraz y actualizada. Las palabras clave deben colocarse en los encabezados HTML (h1, h3, h3…) organizando el texto con títulos y subtítulos y haciendo de este modo más fácil su lectura. En todos los contenidos no textuales es necesario especificar un texto alternativo (etiqueta alt), utilizando los términos elegidos, y es muy recomendable usarlos también en los nombres de los archivos.

¿Cómo analizar si la estrategia de promoción está funcionando?

Una vez trabajado el sitio web, hay que establecer mecanismos que nos permitan medir si está funcionando tal y como queremos. No sólo nos interesa saber cómo llega el usuario a la página de producto (canal, palabras clave…) sino qué hacen una vez dentro del sitio. Los objetivos de Google Analytics son la herramienta perfecta para medir las acciones que se realizan en la página web y evaluar su rendimiento.

Estableciendo los objetivos adecuados (envío de formulario, descarga de documento, proceso de compra, etc.) es posible analizar qué canales, palabras claves, páginas del sitio o perfiles de usuario convierten más.

Artículo elaborado por CTIC Centro Tecnológico