Según el DRAE la cooperativa es la sociedad que “se constituye entre productores, vendedores o consumidores, para la utilidad común de los socios”. En la página Cooperativas de Galicia se indica que “en conjunto, se puede entender una cooperativa como una asociación autónoma de personas que se unen de forma voluntaria para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común mediante una empresa de propiedad conjunta y gestión democrática”.

Al margen de definiciones, la cooperativa es una de las formas jurídicas que puede interesar a un emprendedor a la hora de poner en marcha una nueva iniciativa empresarial. Junto con las sociedades laborales, las empresas de inserción, los centros especiales de empleo, las mutualidades, las cofradías de pescadores o las sociedades agrarias de transformación, entre otras, las cooperativas son una de las “entidades de economía social” que contempla la legislación española y una de las principales fuentes generadoras de empleo y riqueza, especialmente en determinados sectores (agrario, pesquero, educativo o sanitario, por ejemplo).

Normalmente la fórmula cooperativa tiene especial interés en el caso de varios socios que desean aportar su trabajo a la sociedad a constituir y que entiendan el emprendimiento desde una perspectiva socialmente responsable.

Cooperativas sí: ventajas
  • Gestión democrática y participativa.
  • Organización regida por principios de ayuda mutua, igualdad, equidad, responsabilidad o solidaridad entre sus miembros.
  • Mayor compromiso con el empleo y el entorno en el que se ubican.
  • Responsabilidad ante acreedores limitada al capital social y bienes a nombre de la entidad.
  • Posibilidad de cotizar en el Régimen de Autónomos o en el Régimen General de la Seguridad Social.
  • Acceso a diversos beneficios y exenciones fiscales específicos (IAE, Impuesto Sociedades, Impuesto de Transmisiones Patrimoniales…)
  • Acceso a ayudas específicas para constitución y desarrollo de proyectos.
  • Las personas en situación de desempleo pueden capitalizar el 100% del paro a la hora de constituir la cooperativa.
O quizás no: inconvenientes
  • El proceso de toma de decisiones resulta más lento que en otro tipo de sociedades.
  • Se requiere un mínimo de tres socios trabajadores.
  • Según diversos estudios, el nivel salarial suele ser menor.
  • De entrada, los trámites de constitución y puesta en marcha pueden resultar más complejos.

Para contrarrestar este último inconveniente, existen diversas iniciativas de apoyo a emprendedores cooperativos, entre las que destaca en Galicia la Rede Eusumo, de la que CEL y Fundación CEL forman parte, siendo esta última además centro de desarrollo cooperativo de referencia en Lugo. A través de la Rede Eusumo se coordinan diferentes entidades en toda Galicia para proporcionar apoyo y asesoramiento a emprendedores interesados en esta fórmula.

Suscripción al Blog www.emprendedoreslugo.com

¿TE INTERESAN ESTOS CONTENIDOS?

Ponte al día en todas las novedades en materia de emprendimiento y emprendedores y comparte con tod@s tu opinión en cada uno de los diferentes contenidos que se vayan publicando.

ANÍMATE Y COMPÁRTELO!!

Enhorabuena, te has suscrito correctamente.