Los constantes y vertiginosos avances de las nuevas tecnologías en los últimos años han modificado y están modificando constantemente los entornos laborales. La robótica, la automatización de actividades y procesos, constituye la base de una nueva Revolución Industrial (la cuarta, la de la industria 4.0), que está en la base de una sociedad muy diferente, en la que miles de empleos están desapareciendo y surgen otros muchos, que exigirán una mayor cualificación y que todavía “ni están inventados”.

Frente a un escenario apocalíptico en el que millones de personas se ven abocadas al desempleo (los avances en inteligencia artificial invitan a pensar ya no solamente en la desaparición de puestos de trabajo manuales, sino también en robots capaces de ser creativos), la evolución tecnológica nos habla también de escenarios en los que la tecnología se desarrolla e implanta en beneficio del ser humano, sustituyéndole o apoyándole en determinadas áreas y tareas en las que así se requiere.

DRAE
robótica
1. f. Técnica que aplica la informática al diseño y empleo de aparatos que, en sustitución de personas, realizan operaciones o trabajos, por lo general en instalaciones industriales.

En este sentido, en el ámbito de la prevención de riesgos laborales la robótica puede ser (y de hecho ya lo es) un perfecto aliado. Apostamos por algunas ideas concretas para mejorar la gestión preventiva, la seguridad y la salud en el ámbito laboral, aplicando la robótica (algunas, de hecho, ya son realidades):

Desarrollar e implantar robots que sustituyan al hombre en las tareas más peligrosas para su salud

Por ejemplo: en tareas que impliquen el uso de productos cancerígenos o contaminantes, perjudiciales para la salud humana (como pinturas, pulverizadores, productos químicos, etcétera); en tareas con riesgos de caídas, cortes, ahogamientos y otros accidentes de gravedad.

Desarrollar e implantar robots que apoyen al ser humano en determinadas tareas

Igual que ya se utilizan distintos tipos de mecanismos y máquinas que ayudan a los trabajadores en la ejecución de determinadas tareas (carretillas, grúas, etcétera), el uso de determinados automatismos como, por ejemplo, un exoesqueleto robótico, resultará de extrema utilidad en tareas que requieren esfuerzo físico, disminuyendo la carga muscular y el riesgo de lesiones.

Utilizar el análisis de datos (Big Data) para prevenir riesgos

La recogida, almacenamiento y análisis de los miles de datos que genera una empresa será también de una inmensa utilidad para predecir accidentes y minimizar riesgos en entornos laborales.

Apoyarse en las TIC para flexibilizar

Las nuevas tecnologías facilitan el teletrabajo o una mayor flexibilidad de horarios, mejorando la conciliación laboral y familiar, reduciendo el estrés y contribuyendo, por tanto, a la mejora de la salud general de los trabajadores.

No olvidar que todo lo que suma también puede restar…

Una idea clave para garantizar la seguridad y la salud en un entorno es tener siempre en cuenta que la introducción de cualquier nuevo elemento puede generar nuevos riesgos que hay que evaluar, predecir y minimizar. Así, la incorporación de un robot para una determinada tarea peligrosa, que en principio minimiza o elimina un riesgo concreto, puede introducir otros como, por ejemplo, elementos estresores para los trabajadores responsables del mismo.

En todo caso, estamos ante una revolución imparable a la que habrá que adaptarse. Y siempre con la seguridad y la salud como objetivo clave en nuestro caso.

Este artículo ha sido elaborado por el Gabinete de Asistencia Técnica en Prevención de Riesgos Laborales de la CEL, sostenido con la financiación de la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales.

Suscripción al Blog www.emprendedoreslugo.com

¿TE INTERESAN ESTOS CONTENIDOS?

Ponte al día en todas las novedades en materia de emprendimiento y emprendedores y comparte con tod@s tu opinión en cada uno de los diferentes contenidos que se vayan publicando.

ANÍMATE Y COMPÁRTELO!!

Enhorabuena, te has suscrito correctamente.